Detección y diagnóstico del cáncer de útero

No existe una prueba de detección estándar para el cáncer de útero en mujeres sin síntomas. Algunas pruebas y procedimientos que se pueden usar para diagnosticar el cáncer de endometrio o el sarcoma uterino incluyen:

Examen pélvico: el médico palpa el útero, la vagina, los ovarios y el recto para detectar cualquier hallazgo inusual.

Ecografía transvaginal: esta prueba utiliza ondas sonoras para crear una imagen del útero de modo que el médico pueda buscar anomalías en el revestimiento del útero. Si el endometrio parece demasiado grueso, el médico puede decidir realizar una biopsia.

Biopsia de endometrio: este procedimiento implica la extracción de una muestra de tejido endometrial para análisis de laboratorio. Por lo general, esto se puede completar en el consultorio del médico.

Histeroscopia: para este procedimiento de diagnóstico por imágenes, se inserta un tubo delgado, flexible e iluminado (histeroscopio) a través de la vagina y el cuello uterino hasta el útero. Una lente en el histeroscopio permite la visualización directa del útero y el endometrio.

Dilatación y curetaje (D&C): si la biopsia no produce suficiente tejido o si los resultados de laboratorio no son claros, se puede realizar un procedimiento llamado dilatación y curetaje (D&C). Durante la dilatación y legrado, se raspa el tejido del revestimiento del útero y se examina con un microscopio para detectar células cancerosas. A menudo, una D&C se realiza en combinación con una histeroscopia.

Los exámenes de detección más avanzados pueden incluir una tomografía computarizada para producir imágenes transversales en 3D del útero y una resonancia magnética para observar las diversas capas de la pared uterina.

Línea de ayuda nacional:
844-275-7427