Cáncer de Cervix

Información sobre el cáncer de cuello uterino

Introducción general

Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con cáncer de cuello uterino, o simplemente desea obtener más información sobre temas como la detección y la prevención del VPH y el cáncer de cuello uterino, aquí hay información detallada y examinada por un médico para ayudarle en el camino.

VPH, Entendiendo el VPH

El virus del papiloma humano(VPH) puede causar varios tipos de cáncer, incluido el cáncer de cuello uterino. Es importante comprender cómo esta infección de transmisión sexual (ITS) común puede provocar una diagnóstico de cáncer.

Hay más de 200 tipos o cepas de VPH, algunos de los cuales se transmiten de manera de contacto sexual directo. Las cepas se pueden dividir en dos categorías de VPH:

  • Riesgo bajo: rara vez se asocia con cáncer, pero algunos pueden causar problemas como verrugas genitales.
  • Alto riesgo: puede causar ciertos tipos de cáncer, como cánceres cervical, de cabeza y cuello y anal. De las 14 cepas de VPH de alto riesgo, dos tipos (VPH16 y VPH18) son responsable de la mayoría de los cánceres relacionados con el VPH.

Casi todas las personas sexualmente activas se infectan con el VPH en algún momento de su vida. Esto es normal. Aunque aproximadamente la mitad de estas infecciones son por un tipo de VPH de alto riesgo, la mayoría de las infecciones no conducen al cáncer porque el sistema inmunológico generalmente es capaz de combatirlas.

¿Cómo causa cáncer el VPH?

A veces, el sistema inmunológico no puede combatir una infección por VPH. Cuando un alto riesgo de infección por VPH es persistente (no desaparece con el tiempo), puede provocar cambios celulares (displasia) que, si no se trata, puede convertirse en cáncer. Tarda entre 10 y 20 años (o más) para que las células del cuello uterino infectadas con el VPH se conviertan en cáncer.
Existen factores de riesgo para la persistencia del VPH y el desarrollo de cáncer de cuello uterino, que incluye:

  • Tipo de VPH (que tiene un tipo de alto riesgo, como VPH16 o VPH18)
  • Sistema inmunológico debilitado (p. Ej., Quienes viven con el VIH o toman medicamentos para inhibir el sistema inmune)
  • Co-infección con otras ITS
  • Fumar tabaco

Además del cáncer de cuello uterino, el VPH también puede provocar otros tipos de cánceres, como el de vagina, vulva, pene, anal y orofaringeo.

El VPH es la causa más común de cáncer de cuello uterino y es importante señalar que otra causa de cáncer de cuello uterino (aunque mucho más raro) es la exposición al dietilestilbestrol (DES) en el útero. DES es una forma sintética de la hormona femenina estrógeno. Hay algunos otros raros tipos de cáncer de cuello uterino que no se deben al VPH.

Cáncer de cuello uterino; ¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino comienza en el cuello uterino, que conecta la vagina y el útero. La infección a largo plazo por el VPH de alto riesgo es la causa principal de cáncer de cuello uterino. Cuando las infecciones por VPH de alto riesgo persisten, esto puede hacer que las células cervicales normales cambien y se vuelvan anormales, y pueden convertirse en cáncer con el tiempo. Dicho esto, este tejido anormal se puede detectar a través de detección y, por lo tanto, eliminada antes de que tenga la posibilidad de convertirse en cáncer.

Hay dos tipos principales de cáncer de cuello uterino:

  1. Los carcinomas de células escamosas son el tipo más común. Representan el 70-80% de todos cánceres de cuello uterino. Estos cánceres se desarrollan a partir de células del exocérvix y comienzan en la zona de transformación (donde se encuentran la abertura del cuello uterino y la parte exterior del cuello uterino).
  2. Los adenocarcinomas son el segundo tipo más común. Estos cánceres se desarrollan a partir de células productoras de moco (glandulares) en el endocérvix (parte interna del cuello uterino).

Hechos y Estadísticas; Hechos y estadísticas sobre el cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres de entre 35 y 44 años, y la edad promedio en el momento del diagnóstico es de 50 años.

La tasa de supervivencia relativa a cinco años para el cáncer de cuello uterino es del 66%. Cuando se encuentra el cáncer de cuello uterino antes, existe una mayor probabilidad de supervivencia cinco años después del diagnóstico. Cuarenta y cuatro por ciento de los cánceres de cuello uterino se diagnostican en la etapa local (el cáncer se limita al cuello uterino) y la tasa de supervivencia relativa a cinco años para el cáncer de cuello uterino localizado es del 92%.

Sin embargo, la tasa de supervivencia relativa a cinco años para el cáncer de cuello uterino regional (el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos) es del 58% y para el cáncer de cuello uterino a distancia (el cáncer ha hecho metástasis) es del 18%.

En los Estados Unidos:

  • Cada año se diagnostican 14,480 nuevos casos de cáncer de cuello uterino.
  • 4.290 mujeres mueren de cáncer de cuello uterino cada año
  • 293,394 mujeres viven actualmente con cáncer de cuello uterino
  • El cáncer de cuello uterino representa el 0.8% de todos los casos nuevos de cáncer, lo que lo hace relativamente raro en comparación con otros tipos de cáncer.

El cáncer de cuello uterino es mucho más común en todo el mundo, con un estimado de 570,000 nuevos casos diagnosticados en 2018.

Disparidades: Disparidades en el cáncer de cuello uterino

Con el cáncer de cuello uterino, existen importantes disparidades raciales y étnicas que existen en los Estados Unidos. Las mujeres afroamericanas e hispanas tienen una mayor incidencia de cáncer de cuello uterino en comparación con las mujeres de otros grupos raciales / étnicos, siendo el mayor número de casos nuevos diagnosticado entre mujeres hispanas. Además, las mujeres afroamericanas tienen la mayor mortalidad por la enfermedad y tienen un 80% más de probabilidades de morir de cáncer de cuello uterino que las mujeres blancas.

Una variedad de factores contribuyen a estas disparidades, como el acceso a la detección del cáncer de cuello uterino, discrepancias en la atención brindada y el tratamiento recibido, y diferencias en la histología del tumor. Debido a que la detección regular y oportuna puede detectar lesiones cervicales preclínicas y cáncer en una etapa temprana, el acceso a los servicios de detección y el seguimiento de los resultados anormales de las pruebas pueden afectar la etapa en diagnóstico e incidencia global de cáncer de cuello uterino. Por lo tanto, sigue siendo esencial garantizar un acceso adecuado a los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino y a la atención preventiva. Además, la concienciación y el acceso a la vacuna contra el VPH desempeñará un papel importante en la lucha contra estas disparidades.

Detección y prevención; Detección y prevención del cáncer de cuello uterino

Cuando se trata de cáncer de cuello uterino, la buena noticia es que hay algunos pasos que puede seguir para prevenir la aparición del VPH o detectar células anormales antes de que tengan la oportunidad de progresar.

Vacuna contra el VPH

Aunque hay tres tipos diferentes de vacunas contra el VPH, Gardasil 9 es la única vacuna que se usa en los Estados Unidos. Gardasil 9 protege contra la infección de nueve tipos de VPH, incluido los de alto riesgo que causan la mayoría de los cánceres relacionados con el VPH, así como los que causan la mayoría de las verrugas genitales. La vacuna es más eficaz cuando se administra entre los 9 y los 12 años (para ambos hombres y mujeres), con elegibilidad hasta los 45 años. Sin embargo, las personas de entre 27 y 45 años deben consultar con su médico si es beneficioso para ellos obtener la vacuna. Se estima que la vacunación contra el VPH previene hasta el 90% de los cánceres relacionados con el VPH.
Desde que se aprobó la vacuna contra el VPH en 2006, los casos de cáncer de cuello uterino han disminuido constantemente en los Estados Unidos. Sin embargo, la tasa de otros cánceres relacionados con el VPH sin las pautas de detección estandarizados han aumentado durante el mismo período de tiempo. Como resultado, la investigación demostró que la vacunación debe ir acompañada de exámenes de detección de rutina para detectar cánceres lo suficientemente temprano.

Prueba de Papanicolaou

La prueba de Papanicolaou se usa con mayor frecuencia para detectar el cáncer de cuello uterino. La prueba de Papanicolaou consiste en recolectar células del cuello uterino usando un hisopo de algodón o un cepillo suave. Estas células luego se examinan con un microscopio para determinar si son normales o anormales.

Prueba de VPH

La prueba del VPH se utiliza para detectar la presencia de infección cervical con tipos de VPH de alto riesgo que puede causar células anormales. Al igual que la prueba de Papanicolaou, implica la recolección de células del cuello uterino. Los resultados serán positivos o negativos para el VPH.

¿Cuáles son las pautas de detección del cáncer de cuello uterino?

  • 21-29 años: generalmente se recomienda que la prueba de Papanicolaou comience a los 21 años con pruebas de rutina cada tres años (si los resultados son normales)
  • De 30 a 65 años: hable con su médico sobre las pruebas adecuadas para usted:
  • Una prueba de Papanicolaou cada tres años
  • Una prueba de VPH cada cinco años
  • Una prueba de VPH y una prueba de Papanicolaou juntas cada cinco años
  • 65 +: es posible que ya no necesite realizarse más pruebas de detección si sus resultados han vuelto a la normalidad durante 20 años o le extirparon el cuello uterino. Sin embargo, siempre debe consultar con su proveedor de atención médica para ver si debe o no continuar con las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino.

Factores de riesgo: factores de cáncer de cuello uterino

Varios factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de desarrollar cáncer de cuello uterino. Al mismo tiempo, muchas mujeres con estos factores de riesgo no desarrollan la enfermedad.

El VPH es el mayor factor de riesgo para desarrollar cáncer de cuello uterino; otros factores de riesgo incluyen:

  • Fumar cigarrillos
  • Tomar anticonceptivos orales (anticonceptivos)
  • Tener un sistema inmunológico debilitado
  • Dar a luz varias veces
  • No estar vacunado contra el VPH
  • Tener antecedentes de pruebas de Papanicolaou anormales.
  • No realizarse pruebas de Papanicolaou con regularidad

El hecho de que algunos de estos factores de riesgo se apliquen en su caso no significa que le de cáncer. Simplemente significa que puede correr un mayor riesgo. Lo mas importante es permanecer diligente con el cumplimiento de las pautas de detección y el seguimiento con su proveedor de atención médica con respecto a los resultados anormales u otras inquietudes.

Síntomas: síntomas del cáncer de cuello uterino

Aunque es posible no tener ningún síntoma, hay señales de estar atentos ya que eso podría ser un indicio de cáncer de cuello uterino.

Los síntomas del cáncer de cuello uterino incluyen:

  • Sangrado anormal: después de las relaciones sexuales, entre períodos.
  • Secreción vaginal
  • Períodos anormales
  • Dolor de espalda
  • Fatiga
  • Dolor de huesos

Aunque estos síntomas pueden ser causados por factores distintos al cáncer, es importante estar evaluado por un ginecólogo. Escuche a su cuerpo y sepa qué es "normal" para usted.

Diagnóstico: diagnóstico de cáncer de cuello uterino

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

Si se sospecha cáncer de cuello uterino, es probable que su médico realice un examen completo del cuello uterino y use una variedad de pruebas de diagnóstico, que incluyen:

  • Colposcopia: un instrumento de aumento especial que se usa para buscar células anormales.
  • Biopsia de cuello uterino: se pellizcan pequeñas muestras de tejido del cuello uterino para examinar.
  • Legrado endocervical: se utiliza un instrumento con forma de cuchara para raspar una muestra de tejido del revestimiento del cuello uterino para un examen más detenido.
  • LEEP: se usa un lazo electrificado delgado de bajo voltaje para obtener una pequeña muestra del tejido. Este procedimiento generalmente se realiza con anestesia local en el consultorio de un médico.
  • Biopsia de cono (conización): procedimiento en el que se colocan capas más profundas de células cervicales reunidos para pruebas de laboratorio. Este procedimiento se puede realizar en un hospital bajo anestesia general.
  • Radiografía: se utiliza para determinar si el cáncer se ha diseminado.
  • Tomografía computarizada: se utiliza para obtener imágenes detalladas para identificar la gravedad del cáncer.
  • MRI: una exploración que se usa para identificar la extensión de la propagación.

Recibir un diagnóstico de cáncer nunca es fácil, pero estamos aquí para apoyarla y ayudarla a navegar por esta experiencia. Cuando asista a sus citas médicas, es una buena idea estar preparada con una lista de preguntas y tomar notas, o tenga a alguien con usted que pueda ayudar con preguntas y toma de notas. Es probable que las emociones estén muy altas, por lo que puede ser difícil retener toda la información proporcionada por su médico. También debe traer una lista de medicamentos, cualquier biopsias que haya tenido y su información / historial médico.

A lo largo de su diagnóstico y tratamiento, es una buena idea considerar buscar una segunda opinión.

Etapas y grados: Etapas y grados

Al determinar la etapa del cáncer de cuello uterino, es probable que el médico considere tres preguntas:

  • ¿Hasta dónde ha llegado el cáncer al cuello uterino?
  • ¿Ha llegado el cáncer a superficies cercanas?
  • ¿Se ha diseminado el cáncer a los ganglios linfáticos cercanos o a órganos distantes?

La etapa es particularmente importante para decidir cuál es la mejor manera de tratar el cáncer. Para obtener más información sobre las etapas y los grados específicos del cáncer de cuello uterino, consulte el cuadro de la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Tratamientos: tratamientos para el cáncer de cuello uterino

Si el cáncer de cuello uterino se detecta a tiempo, la cirugía puede ser una opción. Algunos cánceres tempranos pueden ser tratado con una biopsia de cono solo, y hay formas de tener un tratamiento para preservar la fertilidad para pacientes seleccionados. Para una paciente con enfermedad limitada al cuello uterino, la histerectomía suele ser realizado, que consiste en la extirpación del útero y el cuello uterino, y posiblemente algunos de los tejidos al costado del cuello uterino o algunos ganglios linfáticos. Hay variaciones de esto que se pueden realizar en función de factores como el tamaño y la ubicación del cáncer.

Además de la cirugía, otros tratamientos para el cáncer de cuello uterino pueden incluir:

  • Quimioterapia: medicamentos contra el cáncer que se usan por vía intravenosa (a través de las venas), que llegan a todos áreas de su cuerpo, para matar las células cancerosas. La quimioterapia se administra en ciclos. Los ciclos le dan tiempo a su cuerpo para recuperarse de los efectos secundarios que pueda tener.
  • Radiación: la radioterapia de haz externo dirige los rayos X al exterior del cuerpo. Por lo general, se usa junto con la quimioterapia.
  • Braquiterapia: esta es otra forma de radiación, pero es interna. Se coloca un dispositivo dentro del cuello uterino para acercarse lo más posible al cáncer para el tratamiento.
  • Inmunoterapia: la inmunoterapia se usa para atacar ciertas células dentro de su cuerpo con el fin de estimular o inhibir el sistema inmunológico para ayudar a combatir el cáncer.

Algunos de los tratamientos para el cáncer de cuello uterino pueden afectar su fertilidad; sin embargo, hay opciones para la preservación de la fertilidad. Si esto le preocupa, asegúrese de hablar con su médico para ver qué opciones tiene.

Constantemente se están desarrollando nuevos tratamientos para el cáncer de cuello uterino. Hable con su equipo médico sobre qué tratamiento (s) es mejor para el tipo, etapa y grado de su cáncer de cuello uterino. Entendemos que esto puede resultar abrumador, pero siempre estamos aquí para ayudarla. Puede llamar a nuestra Línea de ayuda en cualquier momento si necesita ayuda para hablar sobre sus opciones.

Ensayos clínicos: ¿Qué son los ensayos clínicos?

La cirugía, la quimioterapia y la radiación son el estándar de atención para el cáncer de cuello uterino; sin embargo, a medida que surgen nuevos tratamientos, se prueban mediante ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son estudios de investigación donde utilizan voluntarios humanos para probar qué tan bien funcionan los nuevos enfoques médicos en personas con cáncer u otras enfermedades. Los ensayos clínicos son opciones importantes para todos los pacientes en todas las etapas de su enfermedad y tratamiento, incluidos los cánceres en etapa temprana, avanzados y para aquellos que pasan por reaparición. Esta investigación es importante para el descubrimiento de nuevas y mejores terapias y medicamentos. A través de la participación en un ensayo clínico, los pacientes tienen la oportunidad de recibir los medicamentos más recientes y más innovadores que los expertos creen que pueden ser prometedores para obtener mejores resultados.

Conclusión

Esperamos que la información proporcionada haya ayudado a responder algunas de sus preguntas. Le animamos a que asista a nuestros programas educativos donde podrá aprender más sobre el cáncer de cuello uterino y formas de navegar este diagnóstico, o unirse a nuestros grupos de apoyo, donde puede conectarse con otras que se han enfrentado a circunstancias similares. Llame a nuestra Línea de ayuda si tiene alguna pregunta sobre el VPH o el cáncer de cuello uterino o si desea hablar con otras sobrevivientes. Es un honor para SHARE poder ayudarle en cada paso del camino.

Línea de ayuda nacional:
844-275-7427