¿El desodorante/antitranspirante puede causar el cáncer de seno?

Artículo de Dana-Farber Cancer Institute (traducido al español por Marissa Bianco)

Rumores de un vínculo entre el desodorante/antitranspirante y el cáncer de seno han circulado por casi veinte años. La teoría supone que por bloquear glándulas de sudor en las axilas (particularmente en las mujeres quienes se afeitan sus axilas), los antitranspirantes se permiten a compuestos tóxicos a acumular en los ganglios linfáticos de las axilas, cerca de los senos, estimulando el desarrollo del cáncer.

Sin embargo, investigaciones no han encontrado evidencia conclusiva de una conexión entre el uso de los desodorantes/antitranspirantes y el cáncer de seno. Un estudio grande en 2002 no encontró datos para apoyar esta afirmación. El estudio involucro más de 1,600 mujeres, cerca de la mitad cuya habían tenido el cáncer de seno y otro número igual que no lo tenían. Los investigadores no encontraron un vínculo entre el riesgo de desarrollar el cáncer de seno y el uso de antitranspirantes o desodorantes o afeitarse las axilas.

En un estudio del 2006, investigadores examinaron el uso de antitranspirante y otros factores en 54 mujeres con el cáncer de seno y 60 sin el. Ellos tampoco encontraron una conexión entre el uso del antitranspirante el riesgo de desarrollar el cáncer de seno.

En resumen, no hay evidencia fuerte apoyando la teoría que los antitranspirantes causan substancias tóxicas a acumular en los ganglios linfáticos de la axila. Los ganglios linfáticos ayudan en limpiar la bacteria y los residuos, pero no emiten estas substancias por el sudor- de hecho, no están conectados a las glándulas del sudor. Las substancias que causan el cáncer están eliminados de la sangre por el hígado y las riñones y salen del cuerpo por la orina y las heces.


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427