La Intimidad Sexual y La Reacción Masculina Después de un Diagnóstico del Cáncer

Escrito por Bonnie Annis para Cure.com (traducido al español por Marissa Bianco)

La intimidad sexual después del cáncer de seno es un asunto muy difícil de discutir. Por el hecho de que estoy compartiendo lo bueno y lo malo de mi experiencia con el cáncer de seno, necesito compartir algo que muchos tal vez le consideran tabú.

Fui diagnosticada con el cáncer de seno en el junio del 2014. No ha sido dos años ya, pero realmente extraño a mis senos. ¿Ay, no lo debo haber dicho, no? Pero es la verdad. Aunque no tenía senos muy grandes, extraño lo que tenía. Mis senos pequeños eran míos. Eran una parte de mí. Nunca pensé que los iba a perder al cáncer.

Cuando tuve una mastectomía bilateral el 9 de julio, 2014 no estaba pensando en cómo me sentiría sin los senos. Mi sola preocupación era de sacar el cáncer de mi cuerpo. Mi médico nunca me dijo que iba entristecer tanto por la pérdida de los dos senos, entonces no estaba preparada para la ola de tristeza que vino unas semanas después de la cirugía. Me recuerdo estar en el baño con los drenajes quirúrgicos en el pecho. Estuve envuelta en un vendaje de compresión floral bello. No había visto lo que hizo el cirujano. Tenía miedo de verlo, pero sabía que tenía que hacerlo. Iba a ducharme y pensé que sería un buen momento para ver los resultados. Pedí a mi marido que no entrara al baño, porque no quería que el viera mi reacción. Lentamente y cuidadosamente empecé a quitar el vendaje. No mire hacia abajo inmediatamente, en vez de verlo miré el techo. Me costó mucho para finalmente mirar mi propio pecho. Cuando lo miré, estaba abrumado de tristeza. Mi pecho era completamente plano y tenía una cicatriz larga y fea donde estaban antes mis senos. No me sentía, de ningún modo, como una mujer.

Me entristece por semanas. No tenía ninguna idea de cómo superar este proceso. No tenía ningun libro para guiarme. No tenía ningunas amigas que habían sufrido lo mismo. Lo tenía que improvisar totalmente. En el principio, era debilitador, pero con el tiempo, la tristeza disminuyo. Finalmente, acepte el hecho de que no tenía senos. En vez de enfocarme en la pérdida de ellos, estaba agradecida de estar viva. Pensé que estaba bien hasta que tuve que enfrentar otra dificultad.

Mi esposo nunca mencionó la perdida de mis senos. Cuando fuimos a discutir mis opciones con el cirujano, no dijo nada. Cuando tuve la cirugía, no dijo ni una palabra. Pensé que mi esposo aceptó las mastectomías como una elección necesaria para salvar a mi vida, pero estuve muy equivocada.

Antes de la cirugía nuestra vida sexual era saludable. Nos amamos bien. Después de la cirugía, eso cambió drásticamente. Las semanas volaron, y él no me toco nada. Sabía que, al principio, mi esposo quería respetar mis limitaciones físicas. La cirugía causó el dolor y la fatiga. Sufrió de la hinchazón y tuve bombillas de drenaje que no parecían muy atractivas. Después de que sané de la cirugía, intenté ponerme linda. Me vestía en camisones florales, usaba el perfume y ponía maquillaje caro. Pero nada hizo una diferencia. Los meses pasaron y él no tenía ningún interés. Esto me lastimó. Deseaba la intimidad que compartíamos antes de mi diagnóstico del cáncer. No entendí porque él no quería tener nada que ver conmigo. Nunca pensé que él estaba lamentado la pérdida de mis senos, tal como yo.

Un día, por accidente descubrí que él había mirado la pornografía en el internet. Nunca había hecho algo así antes, era como poner el dedo en la llaga. Había sufrido mucho ya. Tenía el cáncer, me operaron. Perdí mi feminidad por ninguna culpa mía y ahora, mi esposo estaba encontrando el placer en mirar fotos de otras mujeres. No sabía cómo manejarlo entonces hice la única cosa que podía hacer, lloré. Lloré por unos días.

Después de llorar, me puse enojada y le enfrenté. Estaba sorprendido que me entere de su secreto. Le obligue a discutirlo conmigo. No estaba lista para hacer esta pregunta, pero de todos modos le pregunte. Le pregunte por qué lo hizo. Al principio, él dijo que no sabía porque. Le dije que no era una respuesta válida y que necesitaba más respuestas. Fue difícil para el hablar del asunto, pero finalmente lo hizo. Me dijo que me extrañaba y que también extrañaba a mis senos. La idea de él deseando de ver mis senos otra vez, me lastimó profundamente. No podía volver a tenerlos para el. Comprender la razón por la cual el miró a la pornografía, me ayudo un poco, pero la herida que sufrí de eso era muy grande. Empecé a pensar en si otros hombres habían sido afectados de esta manera después de que sus esposas habían sido mutiladas por el cáncer.

Investigue en el internet intentando encontrar información acerca del asunto. Quería asegurar que no era la única mujer experimentando este tipo de cosa. En breastcancer.org encontré un artículo sobre el sexo y la intimidad. Este artículo fue adaptado del libro "Living Beyond Breast Cancer" por Marisa Weiss, M.D. y Ellen Weiss.

El articulo dijo que "Muchas mujeres encuentran que el diagnóstico de cáncer y el tratamiento por la enfermedad afectan profundamente sus vidas sexuales. Al principio, hay los problemas más obvios; los cambios físicos, el agotamiento, la auto-imagen, la falta de energía y el caos emocional después del diagnóstico. Pero también hay muchos problemas que las mujeres y sus parejas no saben que enfrentaran. Retener la intimidad en su relación durante y después de su experiencia con el cáncer de seno, es una parte crucial de su recuperación."

Tenía mucho sentido, pero no contestó a mis preguntas sobre cómo los hombres manejaban la perdida de los senos de sus esposas o si lo motivaban a buscar la satisfacción usando la pornografía o usando otros modos. Entonces lo continúe a investigar. El único artículo que podía encontrar fue titulado "Como Enfrentar el Cancer de Seno; La Experiencia de la Pareja con los Primeros Seis Meses Después del Diagnóstico de su Esposa" por Ellen H. Zahlis, MN, Asociada de Investigación y Frances M. Lewis PhD, Profesora.

El articulo declara que, "Los hombres reportaron que el cáncer de seno impacto la relación que tenían con sus esposas. Algunos hombres describió lo que hacían para sobrellevar la situación con el cáncer de seno, incluso inventando estrategias, evitar pensar en sus propios sentimientos y evitar pensar en el cáncer y mantenerse ocupados. Las parejas vieron el diagnóstico como algo inesperado, algo que ocurrió de repente y algo abrumador emocionalmente. Se sentían desamparados para salvar a sus esposas o a ellos mismos de lo que estaba pasando. Cada aspecto de sus vidas cotidianas fueron impactados, incluso sus rendimientos laborales y el tiempo social con los amigos. Tenían dificultad en comprender por qué una cosa así pasaría a ellos y a sus esposas. Para algunos hombres, el cáncer de seno impactó negativamente a su relación, incluso afectó su comunicación como pareja. No solo impactó a la comunicación, muchos hombres dijeron que el cáncer impactó negativamente la relación física de la pareja. Los hombres atribuyeron los cambios en su relación íntima y su vida sexual; la apariencia cambiada de su esposa, incluso la calvicie; los efectos secundarios del tratamiento, su cicatriz quirúrgica y los tubos de drenaje, su resistencia de mostrarle su cicatriz o su seno, su inseguridad sobre su apariencia, la ambivalencia por parte de él de ver el seno de su esposa; sus propios preocupaciones de estar físico con ella, la falta de sensación en el seno afectado, y su conocimiento que ella estaba dolorida por la cirugía y su preocupación que la iba a lastimar."

Cuanto más que leí, más lo entendí. El cáncer de seno no solamente devasta el cuerpo de la mujer, también puede devastar la relación física entre una pareja.

Aunque, no podía encontrar información sobre esposos que usaron la pornografía por su incapacidad de sobrellevar los cambios físicos en sus esposas como resultado del cáncer de seno, estoy segura que hay otras mujeres que han experimentado esto en sus vidas. Estoy feliz de compartir que después de la orientación sobre problemas matrimoniales junto con mucha paciencia, comprensión, y amor, nuestro matrimonio esta sanando. Mi esposo no usa la pornografía y nuestra relación física ha sido renovada.

Es importante para las mujeres darse cuenta de que el cáncer de seno afecta a su pareja también. Frecuentemente, los hombres pueden sentir que es inapropiado discutir sus sentimientos. Quizás, no saben cómo superar su tristeza y pueden intentar encontrar otras maneras para satisfacerles. Espero que este artículo hubiere brindado información útil y haya echado luz a un tópico poco discutido. El cáncer de seno involucra muchos desafíos y algunos de ellos no son frecuentemente compartidos. Por comprender todos los aspectos, lo emocional, lo físico y lo espiritual, tal vez podemos encontrar maneras de preparar a las mujeres nuevamente diagnosticadas con las herramientas para travesar su camino más fácilmente.


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427