Los Periodos Irregulares Pueden Aumentar el Riesgo de Contraer el Cáncer de Ovario

Escrito por Lindsey Konkel (traducido al español por Marissa Bianco)

Mujeres jóvenes con periodos irregulares pueden tener un riesgo más alto de desarrollar- y de morir- del cáncer de ovario más tarde en la vida; investigadores encontraron esto a través de un estudio de mujeres californianas que duró cincuenta años. Esta nueva investigación ofrece la primera evidencia conectando periodos anormalmente largos o faltados a un riesgo más alto de contraer el cáncer de ovario. También desafía una tesis antigua que este tipo de riesgo aumenta progresivamente con el número total de ovulaciones que tiene una mujer. Tener menos ovulaciones se considera generalmente como un factor protector contra el cáncer de ovario. Es la razón por lo cual anticonceptivos hormonales, el embarazo y la ligadura de trompas- los cuales paran la ovulación- han sido considerados como una manera de reducir el riesgo de contraer esta enfermedad. "Este estudio es muy curioso, porque contradice lo que pensábamos sobre el cáncer de ovario y la ovulación incesante," dice Mitchell Maiman, un obstetra ginecológico en la Universidad de Staten Island en Nueva York.

Aunque el cáncer de ovario cuenta por solamente 3% de todos los canceres de mujeres, es la principal causa de muertes relacionado a canceres ginecológicos. Menos de la mitad de todas las mujeres diagnosticadas con el cáncer de ovario sobreviven más de cinco años después de su diagnóstico. Los síntomas tempranos, incluso dolencia abdominal y distensión abdominal, a menudo pasan por alto o están diagnosticados erróneamente como el síndrome del intestino irritable. Por el hecho de que no hay pruebas regulares para identificar la enfermedad ni muchos marcadores para identificar grupos con un riesgo aumentado, encuentran la mayoría de los casos más allá del punto de curar. La edad es un factor de riesgo –más que la mitad de los casos de cáncer de ovario están diagnosticados en mujeres con más de 63 años de edad. La herencia es otro factor -10% a 15% de mujeres diagnosticadas con el cáncer de ovario tienen uno o más factores de riesgo genéticos.

Para identificar otros factores de riesgo, epidemióloga Barbara Cohn, directora de Public Health Institute's Child and Development Studies en Oakland, California, y sus colegas analizaron datos colectados de 15,000 mujeres californianas que se inscribieron en un estudio sobre el embarazo en el 1959. Ese estudio buscaba tener un registro de factores de riesgo para el cáncer de ovario a largo de la vida de las madres involucradas en el estudio y también de sus hijas. Las irregularidades menstruales- definidas como ciclos durando por más de 35 días o una historia de periodos infrecuentes o faltados- fueron reportados en el principio del estudio, cuando la edad promedia de las mujeres era 26 años. Aproximadamente, 13% de estas mujeres reportaron periodos irregulares.

A lo largo de los próximos cincuenta años, 116 de estas mujeres desarrollaron el cáncer de ovario y 84 murieron de la enfermedad. Para mujeres con una historia de irregularidades menstruales el riesgo de desarrollar el cáncer de ovario y morir de la enfermedad a los setenta años era casi dos veces más probable, que el riesgo que tenía las mujeres con periodos normales. Este vínculo solo aumentó con la edad, reportan los investigadores en el "International Journal of Cáncer." Por ejemplo, mujeres con irregularidades menstruales eran aproximadamente tres veces más propensas a desarrollar y morir del cáncer de ovario a los 77 años comparado con mujeres con periodos normales. En aquel momento, el riesgo a causa de los periodos irregulares era tan grande como el riesgo para mujeres con una historia familiar de la enfermedad, dice Cohn.

Los investigadores también declaran que es probable que las mujeres en el estudio, cuyas desarrollaron el cáncer de ovario, además sufrían de un trastorno hormonal conocido como el síndrome ovárico poliquístico. El síndrome está caracterizado por periodos irregulares o ausentes. Pero es imposible saber con certeza si ellas padecían de este síndrome porque el criterio diagnóstico del trastorno fue establecido después de la comienza del estudio. El síndrome ovárico poliquístico es un factor de riesgo para el cáncer endometrio, aunque estudios anteriores investigando la conexión entre este síndrome y el cáncer de ovario han producido resultados variados- unos resultados indicando un riesgo aumentado, y otros indicando un riesgo reducido y además otros produciendo una asociación insignificante.

Maimen dice que el nuevo estudio puede guiar más investigaciones en el futuro no solamente acerca de quien tiene un alto riesgo de contraer el cáncer de ovario, sino quien podría beneficiar de exámenes médicos o medidas de prevención. "Si se valida, este estudio nos puede dar una evaluación de los factores de riesgo para determinar cuáles personas tienen un alto riesgo y quienes se beneficiarían de exámenes para el cáncer de ovario."

Pero, diseñar una investigación así requerirá respuestas más exactas a varias preguntas, dice Mia Gaudet, una oncóloga epidemióloga y la directora estratégica de la investigación sobre el cáncer de seno y los canceres ginecológicos en el American Cáncer Society en Atlanta. "La investigación está comenzando a mostrar que las características de estos ciclos menstruales pueden ser más importantes que el número que ocurren. Por ejemplo, ¿fueron estos periodos más profusos que los de alguien que ciclaba normalmente? Un estudio diseñado hoy preguntaría preguntas diferentes," afirma Gaudet," afirma Gaudet. "Esto es un primer paso que merece una mirada más profunda."


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427