¿Cuál es la diferencia entre un quiste y un tumor?

Escrito por el Instituto de Cáncer de Dana-Farber, traducido por Bremda Acosta

Un quiste es una bolsa en forma de saco de tejido, lleno de líquido, aire, tejido, u otro material que se puede formar en cualquier parte del cuerpo. Los quistes pueden ser pequeños o muy grandes, y la mayoría de los quistes benignos (no cancerosos) lo son. Hay cientos de diferentes tipos de quistes que se forman por muchas razones diferentes, tales como infecciones o bloqueos en los conductos.

Los tumores, también conocidos como neoplasias, son generalmente masas sólidas de tejido que se forman de nuevo crecimiento anormal de células. Los tumores y neoplasias pueden ser descritos como benignos, premalignos o malignos (cancerosos).

Los tipos de tumores benignos incluyen adenomas, lipomas, hemangiomas, miomas, y fibromas. Un tumor benigno no es cáncer, y por lo general no se propaga a otras partes del cuerpo. Sin embargo, algunos tumores benignos pueden convertirse en malignos, y otros, sin dejar de ser benignos, pueden crecer hasta un tamaño que invade estructuras importantes en el cuerpo y causa síntomas graves.

Pancreatic cancer cells. Most pancreatic cysts are benign, but some can be associated with pancreatic cancer.

Células de cáncer de páncreas. La mayoría de los quistes pancreáticos son benignos, pero algunos pueden estar asociados con el cáncer de páncreas.

La mayoría de los tumores no son quistes, y la mayoría de los quistes no son necesariamente tumores, aunque en ciertas situaciones los términos se pueden utilizar indistintamente.

Las personas pueden notar los quistes o tumores que pueden sentirse en o cerca de la superficie del cuerpo. Cada vez más, los quistes o tumores se descubren por casualidad cuando alguien tiene una resonancia magnética, tomografía computarizada o una ecografía por otra razón. Por ejemplo, los quistes o tumores pueden ser detectados en el hígado, los riñones o páncreas durante una resonancia magnética del abdomen.

Los quistes a menudo pueden ser diagnosticadas por su apariencia en un estudio de imagen, pero más pruebas pueden ser recomendadas. Un ejemplo de una prueba consiste en drenar el líquido del quiste por medio de una aguja o catéter de modo que pueda ser analizado por un patólogo. Muchos quistes no necesitan ser removidos; en algunos casos, si hay una sospecha de cáncer, o si el quiste es muy grande y está causando síntomas, la extirpación quirúrgica puede ser recomendada.

Quistes llenos de líquido en el páncreas se detectan con mayor frecuencia en estos días por el creciente uso de imagen abdominal por otras razones. La mayoría de los quistes pancreáticos son benignos, pero algunos pueden estar asociados con el cáncer de páncreas. Debido a que el procedimiento para extirpar quistes precancerosas del páncreas es una operación importante y compleja, muchos factores influyen en la decisión sobre si se debe recomendar la cirugía de quiste de un individuo o si se debe supervisar a intervalos regulares para detectar cambios “preocupantes” que sugieren que el quiste es indicativo de un cáncer. Los expertos en el tumor de páncreas Interdisciplinaria Quística (IMPACT, por sus siglas en inglés) Clínica del Dana-Farber tienen una amplia experiencia en la evaluación de pacientes con tumores quísticos pancreáticos.


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427