Consejos para mantenerse saludable con un sistema inmunitario comprometido

Por Dana Farber Cancer Institute

Traducido por Lisbeth Paulino

Un individuo inmunocomprometido o inmunodeprimido tiene un sistema inmune debilitado y una capacidad reducida para combatir otras enfermedades e infecciones, como el resfriado común. Esto puede ser causado por el cáncer, así como por diversos tratamientos, que incluyen quimioterapia o radioterapia. Otras enfermedades y condiciones, como el SIDA, también pueden conducir a la inmunosupresión.

No todos los pacientes con cáncer están inmunocomprometidos. Los pacientes diagnosticados con un cáncer de la sangre (linfoma, leucemia o mieloma múltiple, por ejemplo) tienen un riesgo más alto que otros pacientes porque los cánceres en sí afectan el sistema inmune. Los pacientes que se someten a un trasplante de médula ósea o que toman medicamentos inmunosupresores también pueden necesitar tomar ciertas precauciones para mantenerse lo más saludables posible.

"Si está preocupado, asegúrese de hablar con su oncólogo, ya que podrán decirle cómo reducir su riesgo de infección," dice Lindsey Robert Baden, MD, del Servicio de Enfermedades Infecciosas de Dana-Farber.

Aquí hay algunos consejos a seguir si está inmunocomprometido.

Vacúnese

Una de las mejores cosas que pueden hacer tanto los pacientes como los cuidadores es estar completamente vacunados. Esto es algo que Baden alienta a todos a ser proactivos. Si no está seguro si esta al dia con sus vacunas, un buen punto de partida es hablar con su médico de atención primaria.

Es posible que los pacientes que no se vacunen antes de su diagnóstico o antes de comenzar tratamientos particulares no puedan recibir ciertas vacunas después. Si este es el caso, es aún más importante que todas las personas que entren en contacto con el paciente estén vacunadas (cónyuges, cuidadores, hijos, otras personas en el hogar, etc.).

Evite las exposiciones, cuando sea posible

Otro enfoque proactivo que deben tomar los pacientes inmunodeprimidos es evitar las áreas de alto riesgo de exposición a patógenos infecciosos. Por ejemplo, a partir de mayo de 2019, habrá una epidemia de sarampión en el condado de Rockland, Nueva York; aquellos que no están vacunados contra el sarampión deben vacunarse o, si no puede hacerlo, minimizar el viaje a esta área.

El mismo principio se puede aplicar a otras infecciones más comunes. La temporada de gripe generalmente alcanza su punto máximo entre diciembre y febrero. Si no puede vacunarse contra la gripe, trate de evitar lugares públicos como el centro comercial durante estos meses, donde es más probable la transmisión activa de la infección.

Baden también alienta a los pacientes y sus cuidadores a estar al tanto de lo que sucede en su área. Si su comunidad sufre un brote de una enfermedad infecciosa transmisible específica, los pacientes querrán minimizar su exposición. Puede ser conveniente quedarse en casa hasta que se resuelva el riesgo.

Practique buena higiene

Independientemente de si tiene cáncer, es importante practicar buena higiene. Asegúrese de lavarse las manos regularmente y trate de evitar la exposición a personas que puedan estar tosiendo o estornudando. Estas prácticas no le impedirán contraer una enfermedad infecciosa por completo, pero pueden disminuir el riesgo.

Qué hacer si cree que ha sido infectado

A pesar de sus mejores esfuerzos, puede entrar en contacto con alguien que está enfermo. La mayoría de las veces, no tendrá que hacer nada. Sin embargo, si tiene un caso confirmado de una enfermedad infecciosa (como la gripe), es importante comunicarse con su oncólogo. Su oncólogo podría ayudarle a determinar el mejor curso de acción y, en el caso de la gripe, ofrecer medicamentos antivirales para prevenir la infección.


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427