Su lista de verificación para mejor inmunidad

 

Por: Lisa Davis

Traducido por: Lisbeth Paulino

Aunque normalmente no piense mucho en el funcionamiento interno del cuerpo (el milagro del sistema circulatorio, por ejemplo, o cómo las vibraciones que golpean el tímpano se perciben como un sonido), está ocurriendo una pandemia. Entonces, se le ha ocurrido la pregunta: ¿No hay alguna forma de sobrecargar el sistema inmunitario para que pueda ayudar a proteger contra el nuevo y mortal coronavirus?

 Desafortunadamente, a pesar de los anuncios publicitarios en la internet sobre “refuerzos inmunes,” no existe un secreto de Peter Parker para convertir los anticuerpos en una superpotencia de Spiderman: el sistema inmunitario es demasiado complejo (y todavía se entiende de manera imperfecta) para subir o bajar fácilmente.  Pero la investigación ha arrojado algo de luz sobre los hábitos que pueden ayudar o perjudicar sus posibilidades de combatir los gérmenes, dice Debra Spicehandler, MD, especialista en enfermedades infecciosas de Northwell Health. Resulta que unos pocos pasos simples pueden ser de gran ayuda para mantener su sistema inmunológico en buen estado de funcionamiento, y también ayudarlo a sentirse mejor mientras navega por esta crisis.

Paso 1: Dele más importancia a una dieta saludable que a una botella de suplemento

Las noticias al principio de la pandemia aumentaron la esperanza de que la vitamina C podría proteger contra el virus, y se está realizando un estudio en China para ver si las altas dosis de la vitamina, administradas por vía intravenosa, podrían ayudar a reducir el daño pulmonar en pacientes con COVID-19. Hasta ahora, sin embargo, no hay evidencia de que el remedio realmente funcione (el estudio finalizará en septiembre). Incluso si lo hace, hacer estallar el suplemento por vía oral puede no tener el mismo empuje, dice Spicehandler.

Después de todo, innumerables estudios a lo largo de los años han explorado si la vitamina C puede prevenir el resfriado común (que en muchos casos es causado por un coronavirus, aunque no es el responsable del COVID-19). La respuesta: no muy buena en el mejor de los casos, según una revisión gigante que examinó 29 ensayos con 11,000 participantes. Conclusión de los revisores: la vitamina C no reduce las probabilidades de contraer un resfriado, aunque la suplementación una vez que está enfermo puede acelerar la recuperación.

No hay peligro en tomar un poco más si está tan inclinado, solo recuerde que las megadosis de vitamina C pueden causar diarrea y náuseas. Un multivitamínico también puede ser una buena póliza de seguro contra la escasez nutricional, especialmente si es mayor. Aún así, prestar atención a su dieta es el movimiento más importante, dice Spicehandler. Esto se debe a que su sistema inmunitario necesita una nutrición adecuada para funcionar de manera efectiva, incluidos los micronutrientes que se encuentran en las proteínas, frutas, verduras y granos integrales. Los carbohidratos procesados y los alimentos grasos o azucarados no ofrecen los mismos beneficios y pueden acumular libras.

"La comida reconfortante puede ser tentadora cuando estás atrapado en la casa, pero es una forma rápida de aumentar de peso," dice Spicehandler. “Y COVID-19 es mucho más riesgoso para las personas obesas. No hay duda al respecto."

Paso 2: Pague esa deuda de sueño

Los investigadores han dado la alarma por mucho tiempo sobre los peligros de nuestra cultura go-go-go: la privación crónica del sueño aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes, sin mencionar que es más probable que ocurran accidentes. Más al punto en la era del coronavirus: también tiene un impacto en el sistema inmune, reduciendo tanto el número de células inmunes clave como su actividad. En un estudio, los voluntarios realizaron un seguimiento de su sueño durante un par de semanas, después de lo cual los científicos les pusieron un poco de rinovirus en la nariz. Los participantes del estudio que tenían un promedio de menos de siete horas de sueño cada noche tenían casi tres veces más probabilidades de contraer un resfriado que los que tenían al menos ocho horas.

“La falta de sueño estresa al sistema inmunitario, pero ¿quién recibe ocho horas por noche? Nadie," dice Spicehandler. "Eso puede estar cambiando mientras estamos tan encerrados. Es una pequeña ventaja de este aislamiento forzado."

Paso 3: Mantenerse activo (de una manera socialmente distanciada)

Hace años, cuando los estudios sugirieron que hacer demasiado ejercicio intenso podría debilitar el sistema inmunológico, los teleadictos se dieron palmaditas en la espalda por resistir la necesidad de correr un maratón. En estos días, sin embargo, los científicos están más intrigados por la posibilidad de que el ejercicio realmente aumente la capacidad del sistema inmune para combatir los gérmenes. De hecho, varios estudios sugieren que hacer ejercicio moderado la mayoría de los días de la semana puede reducir el riesgo de contraer una infección respiratoria en un 40% o más.

Y aunque salir a caminar o correr puede parecer una actividad socialmente distante aceptable, Spicehandler todavía recomienda mantenerse al tanto de quién más está trabajando en su vecindad. "La gente necesita saber que cuando hace ejercicio, el virus puede viajar más de seis pies," dice ella. "Si pasas a un corredor que suda y gotea, debes dejar más espacio."

¿Cuánta distancia es apropiada? Es demasiado pronto para obtener respuestas definitivas, pero en los cálculos al final del paquete, un par de ingenieros sugirieron recientemente que el curso prudente es abandonar una zona de seguridad de 15 pies al seguir a un caminante rápido, y 30 pies si estás detrás de un corredor.

Paso 4: No olvides de darte un poco de cariño

Estar deprimido, ansioso, solo y estresado no solo se siente mal: si las emociones negativas son crónicas o graves, pueden tener un impacto en su funcionamiento físico. La soledad persistente, por ejemplo, se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades, desde enfermedades coronarias hasta demencia.

Por lo tanto, es importante cuidarse en este momento estresante. Salir a caminar, compartir una comida con las personas de su hogar (y hablar sobre cualquier otra cosa que no sea la pandemia) y conectarse con amigos y familiares distantes a través de Zoom u otras plataformas pueden ayudar. También puede hacer una cita de telesalud con su médico de atención primaria o un profesional de salud mental.

"No lo guardes dentro," dice Spicehandler. “Hay tantos recursos disponibles. Esto es difícil para todos, y es importante buscar ayuda."

Paso 5: No deje de seguir las reglas básicas

Es importante hacer todo lo posible para estimular su sistema inmunológico, pero no se complazca, incluso los adultos jóvenes y saludables, con un sistema inmunológico que probablemente esté en plena forma, hayan sido víctimas de este virus. Entonces, siga las pautas de salud pública mientras se recuerda que esto también pasará. Cuando su estado relaja sus reglas de "refugio en el lugar," recuerde seguir lavándose las manos, usando una máscara y manteniendo prácticas seguras de distanciamiento.

"El virus no se preocupa por todos los pasos saludables que está tomando," dice Spicehandler. "Si estás expuesto, puede golpearte. No le des la oportunidad."


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427