6 consejos para limpiar su salud para la Primavera

April Blog

La primavera es un buen momento para repensar su dieta, actividad física, rutina de sueño y mucho más. Con más sol y la vida silvestre que brota por todas partes, la llegada de la primavera en sí misma puede darle un impulso adicional a su paso. Es un momento de posibilidades, un momento para hacer un balance de los hábitos que podrían estar impidiéndote ser quien quieres ser, y para formar nuevos hábitos que le ayuden a convertirse en una mejor versión de ti mismo.

La primavera puede ser un muy buen momento para re-evaluar y eso incluye revisar sus rutinas de salud y bienestar. Incluso puede encontrar que las resoluciones hechas en primavera son más fáciles de seguir que las que intenta implementar en los fríos meses de invierno. Si desea prestar un poco más de atención a su salud y bienestar esta primavera, pero no sabe por dónde empezar, aquí hay seis consejos para comenzar.

1. Llene su plato con frutas y verduras frescas de temporada.

La primavera y el verano son un buen momento para incorporar más frutas y verduras frescas de temporada en la dieta. Los productos de clima más cálido, como los champiñones, los pimientos, el calabacín y las bayas, están repletos de micronutrientes que el cuerpo necesita y de los que se nutre. Grasas saludables de productos agrícolas y alimentos integrales, como aguacates, nueces y semillas, en lugar de aceites refinados y alimentos fritos.

2. Precauciones de comidas

El clima más cálido a menudo trae reuniones al aire libre como picnics y barbacoas, que pueden venir con alimentos poco saludables como carnes a la parrilla y procesadas. Muchos alimentos que cocinamos a la parrilla son muy grasos. No tiene que renunciar a estos alimentos por completo, pero intente buscar opciones de carnes y aves más magras y evite los refrigerios fritos y las salsas grasosas cuando pueda para ayudar a reducir la ingesta de grasas no saludables que obstruyen las arterias. Otra precaución importante es vigilar el consumo de alcohol en las reuniones al aire libre. De nuevo, no tienes que evitarlo por completo; la moderación es importante.

3. Mantengase hidratada

Cuando hace más calor afuera, su cuerpo puede perder más humedad a través del sudor, incluso si no siente que está sudando. La deshidratación puede presentar serios riesgos para la salud si es grave, e incluso si solo está levemente deshidratado, puede causar fatiga, falta de energía y dolores de cabeza. Para ayudar a prevenir la deshidratación, es importante tomar medidas proactivas para beber suficiente agua durante el día, como tener una botella de agua a mano en todo momento. Otro beneficio potencial de beber suficiente agua es que puede ayudarla a evitar comer en exceso. Beber un vaso de agua antes de comer a veces ayuda a calmar algunas de esas señales de hambre.

4. Sal y muévete

Hacer suficiente actividad física todos los días es muy importante. Puede ser tan simple como dar un paseo por la cuadra o dedicar un tiempo a la jardinería. Cualquier actividad que haga que sus huesos y músculos se muevan puede ayudar. Salir al aire libre puede aumentar los niveles de vitamina D, gracias al sol. Y si está caminando o corriendo en un terreno irregular, puede involucrar más músculos y mejorar su equilibrio en comparación con moverse sobre una superficie plana.

5. Restablezca su horario de sueño

Si los días oscuros y fríos de invierno han desviado su horario de sueño, use la primavera como un reinicio. Un mal hábito para romper es pasar mucho tiempo frente a una computadora, teléfono o computadora portátil justo antes de acostarse. Estos dispositivos encienden tu cerebro y te hacen pensar que es hora de despertar. Otras formas de limpiar su rutina previa a dormir incluyen: no hacer ejercicio ni comer comidas abundantes dentro de las dos horas antes de acostarse, evitar el alcohol durante al menos cuatro horas antes de acostarse y evitar la cafeína por la tarde. Y definitivamente levántese a la misma hora todos los días, idealmente con exposición a la luz de inmediato. Despertar constantemente a la misma hora día tras día fortalece tu cuerpo y esa rutina, y se vuelve más fácil cumplirla.

6. Consulte con su médico

La primavera es un buen momento para asegurarse de estar al día con los exámenes de salud y las vacunas recomendadas, y consultar con su médico para analizar cualquier problema de salud que tenga. Es importante hacerse un examen físico anual, no solo si tiene afecciones médicas crónicas, sino también para mantenerse saludable.

Esta visita anual puede ser un momento para hacerse pruebas de detección de diferentes tipos de cáncer y enfermedades cardíacas y para analizar formas de mantenerse saludable. Revise su lista de medicamentos con su médico, asegúrese de que los medicamentos recetados estén funcionando como deberían y vea si todavía necesita alguno. El beneficio de estar en contacto regular con su médico es que su proveedor estará familiarizado con su historial de salud.

¡Feliz Primavera!

Escrito por Patricia Alcivar


Línea de ayuda nacional:
844-275-7427